Mentir, a la orden del día

Sin la mentira, el capitalismo no podría defender razonablemente su sistema, y menos con el beneplácito de la sociedad.

Los medios de comunicación y los políticos son los nuevos curas del siglo XXI. Cuando parecía que la gente empezaba ya a emanciparse poco a poco de la doctrina de la fe religiosa, del inmovilismo mental que crea el pensamiento único, resulta que en realidad estaba cayendo en otro pozo sin fondo: La doctrina capitalista. Que si el mercado libre es lo mejor que puede haber, que si estamos en una democracia, que si nuestros ejércitos luchan por la libertad del mundo, que sin ricos no podría haber sistema posible, que si los pobres son pobres porque se lo merecen, que si el comunismo es una dictadura, que si gracias a los EEUU ganamos la II Guerra Mundial, que si el PSOE es de izquierdas, que si la flotilla humanitaria iba a rearmar a Hamás, que si la culpa de la crisis no es de los ricos sino de la clase trabajadora, que en el capitalismo todos podemos llegar a ser ricos, que las empresas no pueden gestionarse sin empresarios, que el capitalismo se autorregula solo con la oferta y la demanda, que los recortes y las privatizaciones son necesarios, que saldremos pronto de la crisis, que lo importante es la confianza de los mercados, que el capitalismo es el único sistema posible, que el hombre es egoísta por naturaleza, etc.

Mentir. Esta es la cuestión. Mentir, mentir y mentir sin cesar. Una vez se empieza a mentir, no se puede parar jamás. Ésta es la dinamica de la clase capitalista dominante y de su ideología: el engaño perpetuado a través de los siglos. No importa de que manera, pero hay que mentir para acallar a la sociedad y convencerla de que el capitalismo es el mejor sistema posible y el único en el que se puede desarrollar una verdadera democracia. Y es precisamente en ésta burbuja imaginaria, donde se crean las formas presentes de la libertad, la razón, y la ética.

Pero todo el capitalismo, tanto en su estructura económica como en su superestructura moral, es una gran mentira. El salario es el origen de la explotación. Es a traves de él que se genera el plustrabajo, el plusvalor, y la plusvalía que obtienen los empresarios. Y contrariamente a lo que nos enseñan, los empresarios no son necesarios para que las empresas funcionen. La propiedad privada tampoco tiene porqué ser la base de la vida y la economía. Es más, aquellos que pretenden imponer la idea de que la propiedad privada preserva el derecho a la propiedad, se equivocan profundamente. La propiedad privada de los medios de producción y distribución, priva al resto de la humanidad al derecho de propiedad, al derecho de poseer esa propiedad.

Sólo la propiedad pública preserva el derecho universal a la propiedad.

La verdadera democracia no puede existir jamás en una sociedad de clases sociales, en la que una minoría rica a la que nadie puede votar impone un determinado modelo económico por encima de la esfera social y política. Los medios de comunicación están en propiedad exclusiva de los capitalistas, de los empresarios, y no de la gente. Por tanto, estos medios no informan, manipulan. Sirven a los intereses económicos de la clase social que los posee, es decir, sirven para mantener la explotación, el capital y la alienación de la sociedad. Los medios de comunicación son empresas privadas que manipulan la información. Lo que nos venden no es sino otra forma de adoctrinarnos, nos venden sus intereses y su ideología. Nos intentan convencer y nos manipulan en nombre de la verdad. Y la política está siendo igualmente utilizada por el sistema capitalista para servir al sistema, y para que sea un apéndice más que se arrodille ante los dogmas capitalistas. Y por supuesto, con todo ello, lo que pretenden es arrastrar al resto de personas hacia su forma de pensar.

Por tanto, la solución a las contradicciones innatas del sistema capitalista no pasa por votar, ni pasa por establecer un determinado modelo consumista. Pasa por erradicar la base esencial de donde surge la desigualdad presente: La propiedad privada de los medios de producción. Ésta es la única fórmula capaz de destruir la contradicción entre el capital y el trabajo, entre la burguesía y el proletariado, entre los explotadores y los explotados.

Anuncios

9 responses to “Mentir, a la orden del día

  • pasaba por aquí

    Pensaba que ya se había visto que imponer las cosas era malo; tanto imponerlas como que te las impongan (recuerda que siempre habrá 3 personas que en realidad son 6 y puede que “yo” sea el “ellos” para otro).
    Yo no se a donde lleva la lucha, pero lo que propones es venganza, y la venganza no lleva a ninguna parte, tarde o temprano ellos harán lo mismo… no, francamente, no.
    En fin, te recomendaría que dieses un par de vueltas por alguna región de tu mente un poco más relajada. La lucha obrera no es posible, sin más ni más que porque los “obreros” tenemos casas, coches ordenadores y conexión a Internet en el móvil, y eso sin capitalismo es totalmente imposible… en Cuba ni siquiera existe libre acceso a Internet aún con la llegada de Raúlito… la doctrina única es la muerte de la humanidad. Yo no se si considerarás a los sabios antiguos dignos de leer, creo que si porque estas a favor de las teorías Marxistas y Marx gustaba de leerlos, pero recuerda que cuando nuestro amigo Descartes pronunció su “Cogito ergo sum” se refería precisamente a esto, a que dudar le hacía humano, y en una doctrina única como la que propones no caben las dudas.
    En fin, respeto tu opinión porque hacer lo contrario sería como dispararme en un pié, pero creo que estas perdiendo de vista muchos elementos que no deberían perderse de vista.

    Un saludo y hasta pronto =)

  • presentanovich

    ¿Venganza?

    A lo que tu llamas venganza yo llamo justicia. ¿O acaso defiendes que los que explotan y oprimen deban seguir ocupando los tronos invisibles del poder?, ¿crees realmente que la sociedad ha podido elegir alguna vez en que mundo quiere vivir?, los que realmente controlan el mundo no se los puede votar, puesto que son banqueros y empresarios.

    El pensamiento único es precisamente el principio, al parecer inviolable, de que la propiedad privada deba ser el pilar fundamental de la sociedad humana.

    Pero no lo es. De hecho, de las múltiples posiblidades, resulta que la propiedad privada es la peor.

    La cuestión es plantearnos en que mundo queremos vivir. Si consideras que la sociedad capitalista ya es este mundo, me parece estupendo. Pero entonces apártate del camino de la gente que pretendemos transformar el mundo, porque no nos haces ningún favor.

    O eres parte de la solución o eres parte del problema, no hay medias tintas.

    Yo no he elegido vivir en esta sociedad injusta y explotadora. Pero la imposición de este modelo no ha sido lo verdaderamente importante, sino el modelo en si mismo. Por eso elijo luchar por superar este despiadado sistema.

    Sobre Cuba, te recomiendo que te informes un poco mejor antes de meter la pata, ya que, por lo que dices, se nota perfectamente que te han lavado bien el cerebro. Cuba no tiene acceso a internet por culpa del bloqueo de EEUU, por culpa del imperialismo capitalista, no por culpa de los Castro o del socialismo. Pero no te preocupes, es normal que pienses esto porque el bombardeo mediático contra todo pais que represente una alternativa al modelo capitalista es absoluto y denigrante. Pero al menos se consciente de que esto que has dicho no se corresponde con la realidad, sino con la ideología del sistema capitalista, que escupe sobre todo lo que es distinto a él, sólo por el mero hecho de ser distinto.

  • pasaba por aquí

    Se ve que soy parte del problema, porque solamente creo en las medias tintas. Ahí afuera hay gente como tú del bando contrario, y me dan tanto miedo como tú.
    El mundo esta hecho a base de grises.

  • pasaba por aquí

    Por cierto, Cuba e Internet: Si y no
    http://www.lanacion.com.ar/1174515-cuba-libera-el-acceso-a-internet
    http://www.fayerwayer.com/2011/02/cuba-ofreceria-internet-libre-a-todos-los-ciudadanos/
    http://www.neoteo.com/cuba-libera-internet

    Internet con filtros y precios que sólo pueden pagar los supernumerarios del partido…
    ¿El mismo caso de China y Corea del Norte? Bueno, eso habría que discutirlo con mucha más profundidad, es un tema más difícil…

  • presentanovich

    Claro que el mundo está hecho a base de grises. Pero por fortuna hay ciertos ámbitos y materias en las que las cosas no admiten mucha discusión. La realidad es la que es, y es objetiva, por muy subjetivos que puedan ser cada uno de nuestros puntos de vista.

    Para transformar el sistema capitalista, hay que comprender primero esta realidad objetiva, esta realidad externa a nosotros que es la misma para todos, pese a nuestros particulares puntos de vista. Esto es lo que hay que tener claro, las cosas son como son, no como cada cual cree que son.

    Si en el campo científico empezáramos a incorporar todo tipo de supersiticiones y de fantasías particulares acabaríamos destrozando la ciencia.

    En el campo de la lucha de clases y la transformación del sistema capitalista ocurre lo mismo. No hay muchas alternativas para cambiar este sistema. Te guste o no, el camino a seguir no admite todas las opiniones. Hay que abordar la lucha de clases a través de la teoría revolucionaria marxista. Mientras esto no se haga no hay cambio posible.

    Ahora, si lo que quieres es no cambiar nada, ya va bien tener en todas partes una buena y variada escala de grises, que precisamente la separación de pareceres sobre que hacer es la ventaja con la que cuenta el sistema para poder dominarnos mejor.

  • pasaba por aquí

    A) Estoy disfrutando con esta discursión, creo que es la primera vez que escucho a alguien de izquierda radical hablar de grises y te doy mi beneplácito a partir de ahí a todo cuanto pienses, para mi que sepas que los grises están ahí ya es un aval.

    En otro campo, en el que podemos estar discutiendo hasta que el sol deje de alzarse en el este, ahí, si no te importa, me gustaría seguir discutiendo.
    ¿De qué clases hablamos? Yo también leí a Marx en sus días e intenté leer a Heggel (cosa que no conseguí para mi verguenza) y no veo por ningún lado que ese modelo sea aplicable al mundo actual, para poder actuarlo, antes tendríamos que devolver al mundo a ese estado (que es lo que se están encargando de hacer desde el parlamento) pero a día de hoy, esas clases no existen, no importa por donde lo veas, siempre encontrarás un autonomo que se considere empresario (y mérito no le faltan como currante)

    En cuanto al camino… Si un camino no admite opciones, si es el único camino que podemos recorrer, entonces ¿Dónde queda nuestra libertad? Claro que hay muchos más caminos, tantos como puedas imaginar,por citar un ejemplo, mira a los permacultores como llevan su guerra ¿Llegarán a algún lado? Posiblemente no, pero luchar, si el concepto de lucha puede aplicarse a lo que hacen, luchan como el que más.

    En cuanto a la revolución marxista como medio (no olvidemos que la revolución no es un fin sino un medio) ¿De que servirá una revolución hoy si no se continúa en el tiempo? Ninguna revolución hasta ahora ha hecho nada de eso, todas las revoluciones son un movimiento de aburguesamiento de sus creadores, no lo digo yo, lo dice la realidad objetiva. Si hacemos la revolución marxista no podemos olvidar nunca su metáfora de “la mesa que es agitada” y nunca debe dejar de agitarse. ¿Cómo se consigue que la mesa no deje de agitarse? La humanidad no tiene respuesta a eso, aún no, o al menos no lo ha demostrado.

    Y ya para ir acabando, ¿realmente consideras que este sistema es la bestia negra de la humanidad? Quiero decir, yo siempre digo que este sistema existe gracias a que la Iglesia “despecaminó” (si es que esa palabra existe) la usura, porque este sistema se basa simple y llanamente en la usura… pero por usura el ser humano descubrió la penicilina y la gravitación universal. ¿Hasta que punto es esto tan horrible como lo vemos? Pues seguramente hasta el infinito, esto es tan malo que hace parecer a lo otro bueno, pero no nos engañemos, lo otro no es bueno, lo otro es el mal menor. El bien solo existe cuando es bien absoluto, y absoluto significa que no puede serlo para unos y no para otros. Así pues, nuestro mundo vuelve al mismo error, no queremos el bien, ¡Queremos el mal menor!
    Me niego al mal y al mal menor, y como ya he dicho, el marxismo esta desfasado, no es malo, pero no es aplicable, ¿Qué solución hay a esto?
    Pues trabajar, trabajar para encontrar una solución que sea el bien, seguir buscándola, si queréis alcanzar el mal menor alcanzarlo, pero luego no dejéis de buscar el bien… no caigáis en el error de todos los que os precedieron.
    En cuanto a mi, yo me vuelvo a mis libros y mis escritos, para mi la felicidad es comida en la mesa y tantos libros para leer que me falten años de vida. ¿Me puede ofrecer eso tu revolución?
    Entonces cuenta con mi apoyo, pero no con mis puños.

  • presentanovich

    Si no ves correlación alguna entre las clases sociales y la sociedad presente es que estás sencillamente ciego. La sociedad capitalista no ha abolido las clases sociales. El capitalismo es un sistema clasista, como lo fue el feudalismo, y lo que distingue un sistema de otro es la configuración específica de clases que en él aparece.

    ¿Sabes porqué el sistema capitalista se llama como tal? no es por accidente. Es porque existe una clase social dominante llamada capitalista, que a partir del trabajo ajeno logra crear el capital. El capital es el resultado de la explotación del trabajador. He aquí la contradicción famosa entre el capital y el trabajo. Cuando tu consigas comprar fuerza de trabajo, cuando de ese trabajo ajeno logres extraer una plusvalía y crear capital, serás entonces un capitalista, un burgués. Dependiendo de la envergadura de tu empresa serás un gran burgués, o un mediano burgués, o un pequeño burgués. Y esto es tan real como la vida misma, lo creas o no. Esta es la realidad objetiva que al parecer tu no estás dispuesto a ver.

    Que un autónomo se considere empresario no es argumento alguno para justificar la inexistencia de clases sociales. Las clases sociales existen, son un hecho, y esto no admite ninguna discusión. Es como si me dijeras que la electricidad no existe porque no ves por ningún lado los electrones o las flechas que en el papel marcan la dirección de la corriente. Hay que saber distinguir entre lo que uno es, es decir, el ser social, y lo que uno cree que es, es decir, la conciencia social.

    Las personas no son lo que creen ser, son lo que su posición en la cadena productiva marca. Son lo que dictaminan las relaciones de producción. La pertenencia a una u otra clase social no depende de la opinión de la gente. Depende de la fuente de los ingresos. Si a cambio de tu trabajo te pagan un salario por horas, eres un asalariado. Un explotado que vende su fuerza de trabajo para producir un plusvalor del que se apropia el capitalista.

    Yo lo que pienso es que leiste a Marx pero no te enteraste de nada. Y por tanto decidiste ser más listo que Marx y adoptar la mediocre mentalidad de “todo lo que no entiendo no existe”. Así, con tu prepotencia, y arrojando por tierra todos los logros, los estudios y los descubrimientos históricos realizados por Marx, te has conformado tu propia forma de pensar, adquirida en parte de los valores que el propio sistema capitalista te ha inculcado. A ellos si que haces caso sin tener prueba alguna. Pues perdona que te diga pero eres un hipócrita.

    Pienso sinceramente que no voy a contestarte nada más de lo que has escrito. No merece la pena discutir con una persona que no es capaz de razonar lo más mínimo, y que no piensa cambiar de parecer aun teniendo pruebas de lo contrario de lo cree saber. Tu pensamiento se corresponde con el dogmatismo, a la creencia por la pura creencia, ya que así te lo ha dictaminado la autoridad correspondiente.

    Si quieres saber que camino es el correcto para superar el sistema capitalista, léete a Marx otra vez. Y cuando acabes con los principios fundamentales de la ciencia social marxista, cuando logres comprender la base esencial de la teoría revolucionaria marxista, prosigue entonces con Lenin. A lo mejor así eres capaz de madurar y de dejar de escribir cosas como vincular con la usura los progresos de la humanidad tales como la penicilina o la gravitación universal. ¿Has oido hablar de no confundir churras con merinas?, pues pienso que acabas de ganar el premio gordo, otra vez.

  • pasaba por aquí

    Bueno, no me contestes, tu dices que yo no razono, yo no te veo razonar a ti, repites ideas de manual, manuales que todos hemos leído y que algunos desechamos con el paso del tiempo, yo también fui de los tuyos, y me gustó mucho cuando me dijiste que la división de opiniones es la fuerza del sistema contra la humanidad al mismo tiempo que me decías “piensa lo que yo te digo”

    Hipócrita o no, lo que me dices es una cosa muy de manual. Quiero decir, conozco perfectamente la relaciones empresariales, pero eso no hace clase. El sentimiento de clase, como bien sabes, no es una cosa que tenga un rigor físico, no es como la electricidad, no es algo que puedas comprobar en un laboratorio porque es, simple y llanamente, un sentimiento, no algo físico.
    Cuando te digo que no existen clases, digo, con toda objetividad que no existen, que ese sentimiento no existe, y si niegas esto, el ciego eres tú, porque basta con asomarse a la ventana y ver como a cada una de las reformas jurídicas que perjudicaban a un sector concreto de el proletariado (si te gusta ese término) el resto del proletariado ha aplaudido, y si no ves esto, simplemente no eres capaz de ver el mundo real. Cuando se privatizó telefónica, la gente aplaudió, cuando se despidió interinos, la gente aplaudió, cuando se quitaron ayudas a los agricultores, la gente aplaudió. ¿Qué consciencia de clases ves en eso? ¿Crees realmente que existen clases? ¿Qué la realidad laboral de la humanidad es suficiente para decir que existen las clases? Bueno, tú mismo.
    En cuanto no entender a Marx, francamente, me has ofendido bastante. Incluso llego a creer que sólo has leído el primer libro, ese precioso libro en el que explica perfectamente lo que has recitado, que la remuneración es un intercambio por tu fuerza de trabajo y demás. ¿Cuando entendisteis que Marx era un político y no un economista?
    En fin, dejemos a Carlos a parte que bastante hizo el hombre.
    Por otro lado nos queda su legado del materialismo. ¿Vamos a negar el materialismo? Pues francamente resulta difícil. ¿Es el materialismo un predeterminismo? Creo que esto no lo vas a negar (a lo mejor sí) ¿Creo que los determinismos? Pues quiero creer que no existen, quiero creer en esa gente que pensó que el hombre podía ser libre, sin Dios, sin geografía y sin economía, quiero creer que podemos salir del circulo vicioso (no me creo que aún no hayáis visto que toda revolución lleva a un aburguesamiento nuevo y que el poder nunca ha cambiado de manos) en que esto vuelve a empezar. ¿Se refería a este circulo vicioso Marx cuando hablaba de la revolución continua? Yo creo que si, y la misma crítica que hace de las revoluciones burguesas (Francia y EEUU) es perfectamente aplicable a la revolución Rusa, a la de nuestra querida Cuba y a la China (no tengo ni idea de como estaban Corea y Vietnam antes de todo y casi diría que Vietnam es el mejor ejemplo de revolución socialista en cuanto a unidad del pueblo, quizás por falta de conocimiento).

    Finalmente, me parece muy triste, no triste de tí, sino un hecho triste, tu afirmación de que las personas no son lo que creen ser, sino su posición en la cadena productiva, porque yo pensaba que luchabamos contra el Fordismo, no estabamos a su favor. ¿Conoces a Ford? Espero que si, que lo hayas estudiado antes que a Marx.

    Sinceramente me gustaría que contestases, pero si no estas dispuesto a entender que la gente no tiene que pensar como tú, y que nuestra opinión no sale de un manual sino de cientos de miles de ellos, que algunos nos hemos dedicado a leer en vez de a gritar, entonces no contestes.
    Ah por cierto, todo lo que has dicho se puede leer páginas como esta,
    http://www.pce.es/
    Júrame que alguna de esas ideas es tuya si tienes valor…

  • presentanovich

    Que tendrá que ver lo que aplauda el proletariado con la existencia misma del proletariado. Ya te he dicho que una cosa es lo que uno es, y otra muy distinta, lo que uno cree ser. Que los proletarios no tengan conciencia de clase no significa que no sean proletarios, a ver si eres capaz de entenderlo.

    Ahora mismo la burguesía está librando su lucha de clase, aplastando completamente las clases explotadas, los funcionarios, los asalariados, y evidentemente los proletarios. ¿Crees que la burguesía no es consciente de lo que hace?, precisamente la idea de que no existen clases sociales proviene de la burguesía. Y esa ideología permea todas las capas sociales porque la burguesía tiene el monopolio absoluto de los medios de comunicación, y es a través de ellos que nos lo inculcan todo. La ideología burguesa es la dominante, no me explicas nada nuevo, de hecho Marx lo explicó perfectamente.

    Antes de descubrir la existencia de la plusvalía, de esta forma concreta de explotación moderna, de explotación a través del salario, ya existían todas las clases sociales que Marx contempló. Él simplemente mostró el papel que juega cada clase y sus intereses reales.

    Las clases sociales existen, y la gente que pertenece a ellas tiene la ideología que tiene y la conciencia que sea. Es como si cada cual pensara que es un superhombre o un marciano. Pues vale, pero eso no significa que hayan dejado de ser humanos, por mucho “sentimiento” de alienígena que tengan.

    Tu, por muy rico que te consideres, no lo eres, eres un esclavo más del montón, una pieza insignificante de un puzle planetario, sin privilegios y sin poder. Ahora compárate con la gente que ostenta el poder, y dime cómo es que lo que tu ganas en un año ellos lo ganan en un sólo día. Preguntante que es lo que hace que uno tenga 50 coches, 90 casas, 5 yates, y un jet pivado, y otro tenga que pedir préstamos para conseguir un miserable coche, y un miserable hogar.

    Estas diferencias sociales son el resultado de la existencia de las clases sociales. Tu, por mucho que trabajes en la vida jamás serás rico. Jamás lograras ostentar las riquezas y los privilegios que poseen los capitalistas, y si algún dia lo logras, entonces significaría que te hubieras convertido en un naciente capitalista, en una persona que roba a los demás, que explota a los demás y se aprovecha de los frutos del trabajo ajeno.

    Una sociedad sin clases no permite, por definición, tales abismos, tales diferencias astronómicas, tanta desigualdad, entre unos hombres y otros. Por eso Marx pensó en la sociedad comunista, en una sociedad sin clases, precisamente para que se aboliera el actual sistema de clases sociales. Para dar al hombre la verdadera igualdad y libertad que merece.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: