Revolución Marxista

Los mercados financieros son el espacio donde la avaricia y la codicia humanas toman las formas más salvajes de la actual dominación capitalista. Los intereses privados de las corporaciones multinacionales que juegan a ser dioses en los mercados financieros son contrarios a los intereses globales de los ciudadanos y especialmente de los trabajadores asalariados (tanto del sector público como del sector privado).

Hay por tanto una rotura profunda en el seno de la organización del sistema capitalista. No es nada nuevo, esta contradicción existe desde la creación del propio capitalismo. La contradicción entre el capital y el trabajo descubierta por Marx toma hoy sus dimensiones más aberrantes. Pero es más, esta contradicción entre por un lado, democracia e intreses económicos y políticos de los trabajores, y por otro, mercados e intereses económicos y políticos de los capitalistas, está creciendo incesantemente.

Y esta brecha crecerá hasta que la ciudadanía y los trabajadores se harten y decidan organizarse políticamente para en una primera etapa, intentar frenar esta contradicción dentro del marco del sistema capitalista. Digo en una primera etapa porque evidentemente este objetivo de frenar esta contradicción dentro del marco capitalista es irrealizable. Si verdaderamente la sociedad quiere acabar con las contradicciones de clase, entre el capitalista y el asalariado, entre el explotador y el explotado, entre el rico y el pobre, deberá abordar una segunda etapa en una lucha mucho más combativa y radical.

Mientras tanto, el actual sistema capitalista está resuelto a entrar en una nueva era de explotación salvaje y deshumanización absoluta. La sociedad, según el discurso neoliberal, ya no será contemplada como tal, es decir, como un conjunto unido e interrelacionado de individuos. La nueva era se propone precisamente materializar la crencia de que sólo existe el individuo aislado, que deberá competir encarnizadamente con sus semejantes para obtener así el éxito en la vida. De esta forma, su libertad será tanto mayor cuanto menor sea la libertad del resto. El que tenga más dinero por haber pisoteado a otras personas será el ejemplo de la inteligencia humana, mientras que los que no puedan trabajar o no tengan dinero serán los perdedores y los estúpidos vagos que no habrán sabido ni habrán querido competir.

Esta será la filosofía de la nueva era tiránica que viene. El que tenga dinero vivirá, el que no, morirá.

Pues bien, es evidente que ante esto la sociedad tiene demasiado aguante, porque teniendo el paro que tenemos, teniendo que pagar los impuestos que pagamos para que encima no tengamos ni sanidad pública ni educación pública, y sobretodo, viendo como todo nuestro dinero se destina a salvar las deudas privadas que han contraido los bancos y que han sido la causa de la crisis, y por tanto de nuestro malestar, es innegable afirmar que la sociedad no se moviliza sola.

Espontáneamente es posible que cientos de miles de personas salgan a la calle. También, si los sindicatos hacen bien su trabajo, es posible realizar con éxito huelgas generales con un apoyo y un seguimiento mayoritarios. Pero esto no es nada. Nos han quitado la tarta y con la lucha meramente economicista sólo podemos aspirar a que nos den algunos caramelos, y es por esto que es necesario comprender que el sistema capitalista no es el marco adecuado para que la sociedad humana se desarrolle, para que prospere y mejore.

Es necesario por tanto erradicar el sistema capitalista. Y por ello hay que hacer una revolución abierta.

Es necesario crear un Frente Popular conformado por multitud de organizaciones. Es importante que este frente lo impulsen los comunistas y los obreros, ya que son los únicos capaces de llevar a cabo la lucha hasta sus últimas consecuencias, hacia la conquista del poder político y la coronación de la clase obrera como nueva clase dominante, para que acabe con la explotación capitalista y la desigualdad social. El resto de organizaciones progresistas aun creen que el capitalismo salvaje y neoliberal actual es reformable y adaptable a las necesidades sociales, y es por ello que no deben dirigir la lucha.

Estas organizaciones reformistas, como el 15M, ATTAC, IU, etc., deben comprender que es totalmente imposible redirigir las políticas actuales. Técnicamente sería posible si existera realmente la democracia. Pero como la democracia no existe porque estamos en una dictadura económica de la minoría capitalista sobre la mayoría asalariada, todos los esfuerzos destinados hacia estos fines pacíficos, razonables, pero no menos utópicos, no nos ayudarán a salir del atolladero en el que nos encontramos. Hay que orientar los esfuerzos hacia otros caminos más radicales y evidentemente revolucionarios.

La revolución hay que organizarla porque la sociedad no está preparada para luchar. Hay que adiestrar a la sociedad, adiestrar a los intelectuales no marxistas y a los trabajadores, para que luchen unidos por la superación del sistema capitalista por todos los medios posibles, incluida la violencia. La violencia es necesaria porque el poder la utiliza, y por tanto, si queremos realmente cambiar el sistema económico, deberemos utilizar la violencia revolucionaria y popular para contrarrestar y someter al poder capitalista como sólo puede ser sometido: por la fuerza. Y esto es un hecho demostrado.

Es evidente que todo este proceso de cambio debe originarse en la comprensión absoluta de la sociedad presente, y el marxismo y su filosofía son las únicas herramientas válidas para este cometido. Sin teoría revolucionaria, no hay revolución posible y por tanto, no hay cambio posible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: