Cómo hacer sostenible el Sistema Público Español (parte 2)

Siguiendo con lo expuesto en la parte 1, las alternativas a las políticas neoliberales impuestas por Europa y seguidas sin rechistar por los dirigentes españoles, son las siguientes:

· En cuanto a los gastos, el Estado podría haber eliminado la partida presupuestaria de 10.000 millones a la Iglesia Católica, reducir el gasto militar, eliminar el Senado (que a efectos prácticos no sirve de nada), eliminar las subvenciones a la Patronal y los sindicatos, eliminar las dietas de los diputados y los sobresueldos de los políticos, etc.

· En cuanto a ingresos, el Estado podría haber mantenido y aumentado el impuesto de sucesiones y patrimonio a las rentas más altas, haber subido los impuestos sobre las personas físicas y las rentas del capital a las clases más altas (hasta un 80 o 90%), podría haber eliminado las SICAV y la escandalosa posibilidad de tributar al 1%, investigar y perseguir la economía sumergida y el gran fraude fiscal de las grandes fortunas, que se estima en 270.000 millones de euros evadidos cada año, etc.

Por tanto, hay alternativas.

Otro asunto crucial del que hay que hablar, es la estrategia que nuestros gobiernos siguen y han seguido con el objetivo de desmantelar y hacer insostenible de facto el Sistema Público Español. Veamos algunos ejemplos:

· Las Pensiones. Resulta que, un buen día, los empresarios y los políticos decidieron ponerse de acuerdo para impulsar el conocido como Pacto de Toledo. Un pacto que consiste básicamente en financiar las pensiones de la gente única y exclusivamente a través de la cotización de los trabajadores en activo.

¿Cuál ha sido el problema?

Que en crisis, al destruirse tejido productivo y aumentar considerablemente el paro, los ingresos para pagar las pensiones se han reducido drásticamente. Lo que ocurre es que tal y como está planteado, las pensiones públicas no se pueden sostener con el dinero de la gente que trabaja. ¡Pero hay dinero!, ¡los ricos deberían contribuir!. Ah, pero eso no. Hay que mantener el Pacto de Toledo porque es la ley, y por tanto no queda otra que, dentro de este plan maquiavélico, ir reduciendo las pensiones hasta su eliminación total.

· La Sanidad y la Educación. Otra estrategia que se sigue mucho es la de limitar desde el gobierno los fondos que se destinan a servicios públicos, como la sanidad o la educación. El truco es, por un lado ir reduciendo su financiación para legitimar que lo público no funciona bien o es insostenible, y por otro, destinar una parte de los fondos del Estado en financiar empresas privadas que gestionen la sanidad y la educación. Un negocio redondo a costa del dinero de la gente. Con esto consiguen lo que siempre han querido, elitizar los servicios públicos, y que cada cual se pague lo suyo. ¿Que no tienes dinero? pues púdrete en la ignorancia y muérete de enfermedad. Ésta y no otra es su mentalidad.

Pero aun queda pendiente la cuestión más importante de todas: si hay alternativas, ¿cómo podemos ponerlas en marcha?

Hay que luchar. No queda otra.

¿Cómo luchar? como sea. Partidos de izquierdas, partidos comunistas, sindicatos, plataformas ciudadanas, movimientos sociales, frentes populares, pero sobretodo, salir a la calle y protestar. Sea donde sea donde se desarrolle la actividad, hay que plantar cara al poder. Nos están matando lentamente y encima se quejan de que hacemos escraches, manifestaciones, ocupaciones, huelgas, etc. Pero con la que está cayendo pueden dar gracias de que todavía no les hayamos colgado de los huevos a todos.

Y nos podemos ir preparando si creemos que esta política va a retroceder en algún momento, o si actuando pacíficamente lograremos algún cambio.

Esto no es ni siquiera una lucha de clases. Es directamente una matanza encarnizada donde muere gente cada mes, ya sea por hambre, por deudas o por torturas policiales. Y mientras tengan el monopolio de la violencia, vencerán, porque las cosas se resuelven con violencia. Siempre ha sido así y no dejará de serlo porque nos sentemos en la calle y digamos basta. Somos adultos, no niños. No vivimos en el mundo de la piruleta. Si queremos que la situación económica mejore, hay que empezar a utilizar la violencia contra el poder que nos oprime. ¡Ellos están venciendo porque la están utilizando!

Anuncios

One response to “Cómo hacer sostenible el Sistema Público Español (parte 2)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: