¿Por dónde empezar?

El mundo ha cambiado desde los escritos de Marx. ¿Qué conserva la realidad actual de los descubrimientos y los estudios de Marx? La respuesta se hallará nuevamente en el estudio y el análisis de la sociedad presente desde la perspectiva marxista.

En un primer esbozo, podemos concluir sin temor a equivocarnos, que los cimientos de la sociedad capitalista presente, son los mismos que los descritos por Marx: una economía mercantilista anárquica, irracional, desigual, despilfarradora y que fundamentalmente gravita en torno a la explotación de los trabajadores y a la propiedad privada de los medios de producción y distribución.

Un sistema económico en donde la libre competencia de esta propiedad privada desemboca en una concentración de la producción (las grandes corporaciones transnacionales) que acaban dominando los mercados a través de oligopolios y monopolios. Éstas a su vez, controlan el poder político a través de la financiación y el tráfico de influencias (la llamada “puerta giratoria”) de los partidos políticos, los cuales aceptan de buen grado los dogmas del mercado. Una vez en el gobierno, estos partidos utilizan el Estado para subvencionar, promover y proteger estos poderes económicos: es el Capitalismo de Estado, la socialización de las pérdidas del gran capital, la corrupción política, etc.

También observamos la profunda desigualdad que este sistema ha originado en todo el planeta: por un lado los países ricos y por otro los países pobres. Y son precisamente estos poderes económicos los que producen esta desigualdad robando los recursos de los países pobres e imposibilitando su desarrollo. Pero también existe desigualdad en los países ricos pese a amasar los recursos de los países pobres: es la sociedad clasista, donde este poder económico se erige como clase social dominante, explotando a las demás clases sociales. Se trata de la clase burguesa, y dentro de ella la clase capitalista. Ellos son los máximes responsables de la explotación, las desigualdades sociales y las tragedias que cada día afectan a millones de personas.

Entonces, ¿qué aspectos han cambiado desde los siglos XIX y XX?

Fundamentalmente, la Globalización Capitalista: El Nuevo Orden Mundial ha mantenido las bases del sistema descubiertas por Marx y ha agudizado la explotación y las desigualdades sociales. Esto se ha logrado fundamentalmente a través de la doctrina fascista y la doctrina neoliberal.

También se han desarrollado muchísimo los medios de comunicación y la forma de dominar las conciencias de la gente. Actualmente estamos inmersos en una sociedad de pan y circo, donde el ocio y el consumo (en el primer mundo) determinan en gran medida las relaciones sociales, y en donde la propaganda capitalista hace mermar nuestras capacidades y nuestro potencial.

También ha cambiado el proletariado y su organización laboral. En el primer mundo han dejado de existir las macro-fábricas donde cientos o miles de obreros trabajaban juntos con el mismo traje-mono. Ahora las grandes empresas (las de más de 250 empleados) diversifican enormemente la producción. En una misma empresa los proletarios se dividen en departamentos, nivel de renta y uniformes. Y la división de clase es aun mayor ya que también ha habido una gran sectorización de las empresas, hay proletarios trabajando en el sector primario, secundario y terciario, diversificados entre las múltiples empresas, desarrollando tareas muy distintas, acojidos a muy distintos convenios colectivos, y en cada caso, con una conciencia muy distinta de su condición social y del trabajo que realizan.

Como era de esperar, la burguesía ha logrado dividir al proletariado. Ya que sólo cuando el proletariado está masificado y unido, es cuando es más fácil para el movimiento comunista el elevar su conciencia de clase, en mostrar su verdadero potencial, en hacer efectivo su poder para cambiar el mundo. En España el sector donde el proletariado ha luchado más y mejor ha sido en el de la minería, precisamente por la masificación y la poca división laboral de sus trabajadores.

Por tanto, la tarea de los comunistas pasa en primer lugar por comprender la diversidad que ha adquirido el proletariado, y en segundo, encontrar las formas específicas para poder abordar a este proletariado y concienciarlo en cada caso.

En este punto, la pregunta a resolver sigue sin tener una respuesta clara o precisa, pero en la medida que se vaya definiendo y concretando mejor el contexto socio-laboral y se descubra qué parte de la clase trabajadora es proletariado y cual no, se irá dando forma a la respuesta que buscamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: