La Nueva Era Mundial, se acerca

La Crisis Capitalista cabalga a galope por todo el territorio nacional. No se esconde de nada ni de nadie, más luce una armadura plateada, símbolo de su pulcritud, y un escudo dorado, símbolo de su ornamental belleza. ¡Un producto de los dioses!, afirman algunos. ¡Una irremediable desdicha!, aclaman otros.

¡Que misterioso infortunio, el de la era presente!, digo yo.

Sin embargo, no es más que el resultado de un sistema injusto, e indigno en todas sus facetas. La belleza metálica que a todos logra deslumbrar con su tecnología, sólo es comparable a la podredumbre y mediocridad que esconde en su interior. Y mientras se deja llevar por el caballo al galope, por doquier surgen dudas y preguntas. ¿Por qué será que galopa sin cesar?, ¿nunca parará de galopar?, ¿hacia dónde se dirige, tan enigmático jinete?

El jinete galopa para poder sembrar las semillas del futuro. Semillas que crecerán en la tierra, y que traerán drásticas consecuencias.

El mundo capitalista del siglo XXI será agobiantemente trepidante y cambiante. Adaptarse a la modernidad y la belleza tecnológica implicará dejar de lado nuestro lado más humano, más sincero, más honesto y humilde. Implicará enterrar nuestra empatía y nuestra generosidad. Y florecerá, a consecuencia de ello, la avidez por superar a los demás y situarse por encima de ellos. La búsqueda insaciable del control y la estabilidad, se trastornará en la adquisición de los más diversos vicios, tales como la búsqueda de los goces y placeres inmediatos. Las consecuencias no importan. La aceptación y el sometimiento sin rechistar de las condiciones laborales impuestas por nuestros amos capitalistas, y la resignación, como forma de entender y actuar sobre el mundo y la vida, serán nuestra nueva norma.

El capitalismo dominará el planeta durante largas décadas. Pero poco a poco, pequeños focos de miseria, pobreza y malestar, nos iluminarán el camino: la aniquilación total de la minoría rica que nos gobierna, explota y oprime.

Los negacionistas de la injusticia tratarán por todos sus medios de comunicación, de dominar nuestras conciencias, de que adoptemos sus ideas, sus dogmas, sus falacias, para que así no podamos comprender la realidad, para que nos volvamos como ellos, adoradores del dinero y despreciadores de los seres humanos. Para que derrochemos nuestro tiempo en actividades alienantes que nos extirpen toda capacidad de reflexión y de crítica: jueguecitos del móvil o la tablet, programas de entretenimiento basura por la televisión, noticias llenas de información manipulada, libros que tergiversan la realidad, películas que difunden los valores mercantiles, el consumo vacuo de drogas que nos convierten en adictos y dependientes, que nos adormecen y que hacen mermar nuestras capacidades.

La modernidad capitalista es sólo la otra cara de la decadencia mundial.

Las diversas filosofías de la modernidad, sólo pretenden cubrir de disfraces y fachadas la realidad del sistema presente. El vive y deja vivir, como forma de no cuestionar el poder. El ser proactivo, como forma de adaptarse a la irracional competitividad capitalista. El ir a la moda, como forma de demostrar nuestra nula personalidad. El preocuparse por la imagen, más que de lo que llevamos dentro, como forma de menospreciar a las personas. Y un largo etc.

Estas son, las semillas que recogerá la humanidad tras la crisis capitalista. El rostro moderno y humano del capitalismo, es pura manipulación de la cruel realidad. En el mundo impera la desigualdad social, y eso es lo que tendremos: el progreso mercantil a cambio de la vida humana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: