La España que viene: miseria y pobreza

La situación en España es alarmante, catastrófica, todo un sumidero de atrocidades, injusticias y verdaderas calamidades. Y eso que la decadencia socio-económica no ha hecho más que empezar. En fin, demos gracias a empresarios y políticos por mentirnos, robarnos y empobrecernos. Ellos son los causantes de la crisis y los responsables de la tiranía que se cierne sobre nosotros. Ellos son, en definitiva, nuestros enemigos a combatir. ¿Que nos dan trabajo?, ni que la empresa privada fuese la única vía para trabajar, lo público puede ser aun más eficiente que lo privado y también el motor de la economía. Los empresarios y sus empresas privadas NO son necesarias, es más, son antiproducentes.

La clase empresarial española ostenta el poder en la sombra, dictando la política económica, privatizando lo que es público, rebajando los salarios, y despidiendo a los trabajadores. Esta es la principal dinámica de la clase empresarial. Cuanto menos cobren los trabajadores y cuantos más trabajadores estén en situación de desempleo, mejor les irá a los empresarios: más beneficios, más ventajas para competir, y más capacidad para presionar y coaccionar a los trabajadores. ¿Este es el tipo de trabajo que queremos?, porque sinceramente, la empresa privada a la vista está que no nos conviene en absoluto. ¿O es que vamos a dejar de luchar por nuestra propia dignidad?, ¿ya no nos importa poder estar cómodos y tranquilos en el trabajo? porque si es así, les estamos sirviendo la esclavitud en bandeja de plata.

Además, a los empresarios el empleo les importa un pimiento. La Reforma Laboral sólo ha servido para que puedan despedir más y más barato a los trabajadores. Se han cargado la economía real y muchos obtienen más beneficios especulando. Nos venden la idea de que empresarios y políticos luchan por crear empleo, pero en realidad hacen todo lo posible por aumentar los despidos y precarizar el trabajo. Y por si fuera poco, mientras tanto siguen creando burbujas especulativas que pronto o tarde estallarán, ahondando la crisis presente.

En este punto, los sindicatos deberían levantarse en armas, dejar de lado la Paz Social y no pactar absolutamente nada con la Patronal. Pero esto es utópico, pues de todos es sabido que los sindicatos (CCOO y UGT, entre otros) se han prostituido, y no sólo ya no defienden los intereses económicos de los trabajadores, sino que son en realidad agentes de la clase empresarial: acatan, y por tanto defienden, las medidas de la patronal, además de recibir subvenciones del Estado y cobrar por trabajador despedido.

También, en este punto, los políticos y los partidos de izquierdas deberían levantarse en armas, movilizar a la gente, luchar codo con codo con los sindicatos, organizar un frente popular, defender la lucha social, etc. Pero esto es nuevamente utópico, pues de todos es sabido que los partidos políticos se han prostituido, y no sólo ya no defienden los intereses del pueblo español, sino que son en realidad agentes de la clase empresarial: acatan, y por tanto defienden, las propuestas de la clase empresarial, además de recibir subvenciones del Estado, donativos ilegales, suculentas ofertas laborales, dietas, comodidades, etc.

El pueblo español no puede confiar por más tiempo en la política institucional. Pues ésta está absolutamente podrida y vendida a la clase empresarial, que es precisamente la que nos quiere llevar de vuelta al siglo XIX: proletarización masiva de la sociedad, ínfimos salarios, aumento de la jornada laboral, alto desempleo, inexistencia de servicios públicos, inmensas desigualdades sociales, nulos derechos civiles, escasas libertades (salvo la de comprar sus productos), etc. Este es el capitalismo neoliberal, el capitalismo de antes de la Revolución Soviética pero aun más agresivo.

Si hemos gozado de tranquilidad, prosperidad, derechos, libertades y un Estado del Bienestar durante algunos años, ha sido indudablemente gracias al movimiento comunista y la lucha social.

Pero derrotado el comunismo, el capitalismo se ha puesto manos a la obra para revertir todos los progresos sociales alcanzados hasta la fecha, sobre todo en materia de salarios, empleo y servicios sociales. Lo que viene es, ni más ni menos, que el despotismo totalitario, cinismo y arrogancia en estado puro.

Empresarios y políticos están destruyendo nuestra sanidad, nuestra educación y nuestras pensiones públicas. Servicios sociales básicos que son patrimonio de todos nosotros, pero que están recortando y privatizando sin piedad ni consulta. ¿No están ahora tan de moda las consultas?, pues que nos pregunten, si tienen huevos, si queremos que destruyan nuestros servicios sociales.

Sólo en Cataluña, donde residen los amantes de las consultas, la lista de espera para acceder a operaciones en hospitales públicos es de varios años y más de 180.000 catalanes están en lista de espera. Cataluña es pionera en el Estado español en privatizar la sanidad pública. ¿Consecuencias?, preguntemos a los que ya han muerto por falta de asistencia sanitaria. ¿Culpa de España?, más bien no, pues son los ricos y los empresarios catalanes los que se quedan con el negocio de la sanidad privada, evaden impuestos, y practican la corrupción de forma descarada. La cuestión del nacionalismo es tan sólo una pantomima que favorece a los empresarios, pues se nutren de dividir y confrontar a los trabajadores entre sí. No hay más que eso, divide y vencerás.

Sea como sea, el panorama privatizador no nos conviene. La alternativa a los servicios sociales públicos y universales, son los servicios sociales privados, es decir, un robo. Y los políticos intentan justificar la privatización de lo público a través de ir recortándolos y empeorando deliberadamente su calidad, para intentar conformar la idea falsa de que lo público no funciona, y por tanto, de que lo privado funciona mejor.

Y es que a los ricos no les interesa lo público. ¿Y por qué? porque los ricos no quieren contribuir al bienestar social, les importa una mierda la gente. Los ricos sólo piensan en el dinero, y por tanto, el dinero está por encima de la sociedad: por dinero explotan a los trabajadores, hunden en la miseria a los países del tercer mundo, matan de hambre a la gente, provocan guerras, especulan con productos, etc. ¿realmente alguien cree que se preocupan por nuestro bienestar? NO!, los ricos son todos unos completos hijos de puta que sólo piensan en su puto bolsillo.

Así, la sanidad privada, lo mismo que la educación privada, están pensados única y exclusivamente para ricos. ¿Y por qué?, porque los que tengan dinero se curarán y se educarán, y los que no, se morirán siendo ignorantes. Fin de la historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: