Cataluña nunca será independiente

Cataluña no es una nación.

España tampoco.

España es un país, concretamente, un Estado formado por Autonomías. Cataluña es una Comunidad Autónoma de España cuyo marco jurídico y legal está definido por el Estado español. El derecho de autodeterminación no existe, además de ser vago e impreciso. Solo existe el sometimiento y la fuerza.

Si Cataluña quiere la independencia, lo cual es un supuesto y no una realidad, deberá obtenerla por la fuerza. No existe alternativa.

Ahora, veamos la composición social de Cataluña. ¿Quién quiere la independencia y por qué?

Que yo recuerde, el movimiento nacionalista catalán era mucho menos fuerte y notorio durante la Segunda República Española, que ahora. Existen dos motivos que fundamentan este hecho:

  1. La República respetó la cultura, los sentimientos y las tradiciones catalanas, la España Franquista no ha respetado nunca a Cataluña.
  2. En 2008 estalla una crisis económica capitalista que se ceba con la clase trabajadora recortando derechos y libertades.

Por tanto, tenemos un componente visceral y un componente económico en toda esta cuestión. Ambos componentes se entrelazan complicada e irremediablemente dificultando notablemente su análisis por separado:

Cataluña es una de las comunidades más ricas y que, proporcionalmente, más dinero aporta a España y por tanto, menos dinero recibe. Esto hace que Cataluña sea muy solidaria con España. Algo que, despierta cierto malestar entre los catalanes cuando se observan comunidades tales como Extremadura, que pese a su pobre y escaso “progreso”, gozan de un elevado número de funcionarios por habitante y tienen el servicio médico dental incluido en su Seguridad Social. Cosa que en Cataluña no existe. Cuando un catalán es consciente de que parte de sus impuestos se destinan a que ciertos españoles vivan, no ya al mismo nivel que ellos, sino mucho mejor, y con todo ello el Gobierno de España sigue apostando por sus particulares campañas catalanofóbicas, pues hombre, es normal que muchos catalanes estén hasta los huevos.

Sin embargo, algunos catalanes también consideran que el problema no es únicamente de Madrid. En Cataluña también cuecen habas. Ya en su momento, España ofreció el hoy en día tan deseado concierto económico (o pacto fiscal) a Cataluña, pero los gobernantes catalanes (CIU, principalmente) lo rechazaron. En la época dorada de CIU, además de apoyar activamente a gobiernos fachas del PP en España, altos cargos como Jordi Pujol han estado estafando a Hacienda y evadiendo impuestos. También muchos políticos catalanes se han dedicado a montar sus negocios privados, muchos de ellos a costa del dinero de los catalanes (autopistas de peaje, hospitales privados, etc). Además, tras el estallido de la crisis, Cataluña ha sido pionera en España en el desmantelamiento del Estado del Bienestar. Y en todas estas cosas, España no ha tenido nada que ver.

En efecto, la burguesía catalana lo que siempre ha deseado ha sido poder recaudar sus propios impuestos y enviar a Madrid lo que quisiera. También es probable que los verdaderos intereses económicos de la burguesía catalana hayan sido formar parte del poder en España, y no ser desplazados de Madrid por los aristócratas y la gran banca española. Algo que, por ejemplo, no ocurre en Alemania, donde la burguesía industrial (y sus territorios) tiene más poder político que otros grupos económicos.

Sea como fuere, lo que inequívocamente caracteriza la actitud en la práctica de la burugesía catalana es la sumisión y la cobardía. Una sutil mezcla de católicos lameculos, ladrones sibilinos, manipuladores, y toda una serie de apoltronados que sólo se han dedicado a lanzar piedras y a esconder la mano.

Así pues, la gran burguesía catalana, representada a día de hoy por Unió y CDC, no quiere la independencia. No la quiere. La lista unitaria “Junts pel Sí” es una patraña en toda regla orquestada por el Sr. Artur Mas, con el fin de perpetuarse en el poder. Ya que, sólo a través de la manipulación de los sentimientos de la gente, podría volver a ganar un partido que sólo se ha dedicado a joder a los catalanes.

La próximas elecciones catalanas no son plebiscitarias. Son elecciones autonómicas. Los catalanes van a votar para la Generalitat de Cataluña. Ni por la independencia ni por nada.

Si la gente quiere realmente la independencia, tendrá que imponerla por la fuerza, no con un papel. Lo mismo ocurre con las revoluciones sociales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: