Nada nuevo desde la “izquierda”

Desde el momento en que Karl Marx desplegó toda su dialéctica y elevó a su máximo eslabón toda la filosofía humana, ésta ya no se ha podido superar. Los movimientos filosóficos modernos (post-modernismo y demás) en ningún caso han sido capaces de mejorar el pensamiento filosófico de Marx ni de arrojar ningún nuevo conocimiento a la filosofía. La Dialéctica Materialista de Marx se sigue mantenido en la cima de la filosofía humana.

Dicho esto, convendría volver nuestros ojos a la obra de Marx, la cual sigue explicando muchos de los orígenes de los problemas de la moderna sociedad en la que estamos: crisis, desigualdad, explotación, monopolios, guerras, etc. Todo el entramado del acontecer nacional e internacional del mundo son perfectamente comprensibles desde la óptica del marxismo. En este sentido, las soluciones que Marx propuso entonces, siguen vigentes. Siguen teniendo validez.

Por eso sigue sorprendiéndome que desde la izquerda y los movimientos sociales sigamos con la habitual empanada mental y la poca o nula comprensión de los mecanismos de la política y la economía actuales.

Si realmente comprendiésemos como comprendió Marx el mundo, compartiríamos sus soluciones.

Pero lo cierto es que muchos movimientos de izquierda siguen empeñados en rehuir del conocimiento marxista. Tal vez, no sean tan de izquierdas como predican ser. Tal vez, no quieran realmente superar el capitalismo. Tal vez, no consideren el capitalismo tan malo. Tal vez, no tengan ni puta idea de nada.

Estoy cansado de observar la misma puñetera bazofia cada día:

  • A los que quieren salir del euro: Deberéis enfrentaros a Alemania y a Europa entera! No es posible sin una revolución armada.
  • A los que quieren salir de la OTAN: Deberéis enfrentaros a EEUU y a Europa entera! No es posible sin una revolución armada.
  • A los que quieren una banca pública: ¿Y quitarle el negocio al mayor Poder del capitalismo? No es posible sin una revolución armada.
  • A los que quieren redistribuir la riqueza: ¡Ya no tendría sentido el capitalismo! No es posible sin una revolución armada.
  • A los que quieren eliminar los paraísos fiscales: ¡No se puede establecer una misma legislación a todos esos territorios o nichos tan dispares en todo el mundo! No es posible sin una revolución armada.
  • A los que quieren evitar la privatización de lo público: Nos espera un futuro tiránico, con el apoyo de todos los poderes del capitalismo. Buena suerte si el reformismo es la propuesta, pero no es posible sin una revolución armada.

Esto es lo que hay. Aquél que niege el horizonte de lucha estará condenando toda la lucha que se haga. Toda. Queriendo o sin querer, de manera consciente o inconsciente. Y es por ello que desde la izquierda seguimos sin estar a la altura.

Balbuceamos, no tenemos un proyecto convergente ni combativo. No hay verdadera transformación en nuestras palabras, menos en nuestros actos. El capitalista ha logrado instalar su gérmen en nuestro interior. Pensamos a través de la lógica de la burguesía. Creemos que las elecciones servirán para cambiar las cosas. Seguimos cegados por buscar mayorías, por basar nuestra táctica en las palabras que la burguesía ha pervertido y que ya no contienen ningún significado: democracia, libertad, justícia,…

Nada de todas ellas existen. Tampoco es necesario buscarlas. Hay alternativas que pasan por eludir la búsqueda de estos conceptos utópicos. Cuando Marx habla de la Dictadura del Proletariado, habla de imponer por la fuerza un modelo de sociedad, en cuyo proceso puede haber o no democracia, haber o no mayorías que lo apoyen, haber o no libertad plena, haber o no una justícia pura. Todas estas fantasías de la izquierda no forman parte de las bases de la lucha y la transformación social.

Lo único que cuenta es la fuerza. El poder. La imposición. Se trata de tener la capacidad de poder imponer por la fuerza las cosas. Del mismo modo que el capitalismo se ha impuesto por la fuerza y sobrevive por la fuerza, será derrotado por la fuerza. No existe otra forma de hacer las cosas. Y este es el problema de la izquierda. Que no entiende lo más elemental. Que no comprende que las mayorías no se podrán obtener jamás, sin antes lograr conquistar el poder político y mediático.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: