La Doctrina de la Religión

No existe evidencia alguna sobre la existencia de Dios. De lo que sí existe una evidencia clara, es que el hombre ha creado un sinfín de religiones a lo largo de su historia, y que en todas y cada una de ellas se han relatado siempre una serie de historias y deidades que se han presentado como hechos verdaderos.

El problema de las religiones es que están basadas en la fe, y no en los hechos. Motivo por el cual, todas las religiones se contradicen entre ellas. ¿Quién lleva razón?, ¿qué religión es la verdadera? Los creyentes dirán que obviamente la religión verdadera es la suya (la que les han inculcado, vamos). Sin embargo, no se dan cuenta que del ejercicio de negar la validez del resto de religiones, nace el germen para obtener el verdadero conocimiento. Los ateos, a diferencia de los creyentes, tan solo vamos un paso por delante de ellos, negando una religión más. Un creyente es un ateo del resto de religiones que existen.

Desde el punto de vista de un creyente, ¿cabría la posibilidad que aún no se hubiera encontrado la religión verdadera? Antes de la existencia del cristianismo, nadie sabía nada de Jesucristo ni del Dios que ahora está en boca de todos los curas. Sin embargo, las religiones estaban al orden del día. Predominaba el politeísmo, en vez del monoteísmo, y muchos de los antiguos creyentes estaban convencidos de que sus Dioses eran los verdaderos. Lo que ha ocurrido con estas religiones es equivalente a lo que acabará ocurriendo con las religiones de la actualidad en un futuro. Lo que antes era religión, ahora es una fábula mitológica. Lo que hoy es religión, en un futuro será una fábula mitológica.

Dicho esto, es importante comentar que, en ningún caso la ciencia tiene que demostrar la no-existencia de Dios. En todo caso, serán los que realizan afirmaciones extraordinarias, los que deberán aportar pruebas extraordinarias. La ciencia y el empirismo ya han demostrado por pasiva la inexistencia de Dios.

Por este motivo, y volviendo al tema de si hemos topado ya con la religión verdadera, cabe comentar que de descubrirse la existencia de Dios o de Dioses (quien sabe), nada tendrán que ver con lo que el hombre jamás haya escrito sobre estos supuestos seres sobrenaturales. Ya que nunca hemos tenido el más mínimo contacto con ellos. Por tanto, al no estar basadas en hechos, las religiones son puros inventos. Hasta que no haya pruebas, es el hombre el que ha creado a Dios, y no viceversa.

En realidad, lo que hace poderosa a la religión, no es el imaginario de un ser supremo que lo ha creado todo. Es más, viendo cómo el mundo está siendo gobernado por auténticos tiranos, donde reina la desigualdad y la hipocresía, donde hay guerras, hambre y miseria, si este mundo es realmente una creación de un ser todopoderoso y divino, yo no estoy nada impresionado. No se me ocurriría catalogar semejante despropósito como una verdadera creación divina. Me parece en todo caso, una creación mediocre, incompleta, y carente de la más mínima cordura.

En realidad, lo que hace poderosa a la religión, es que sirve como vehículo para la autocomplacencia y la superioridad moral. La política de la confesión sirve pues de justificante moral. Por eso, con la religión, todo vale. Puedes agredir, torturar, asesinar, violar, matar y cometer los más atroces delitos tipificados en las leyes humanas, que si te confiesas y abrazas a Dios en su misericordia, él limpiará tu alma de pecados y te reservará un espacio en el paraíso divino. Sin embargo, si nunca has creído en él, serás condenado para toda la eternidad a vivir en el infierno, sin importar lo buena persona que seas o lo buenas que hayan sido tus acciones en vida.

Además, la religión católica es una religión para estúpidos. El famoso Pecado Original de Adán y Eva fue que quisieron comer el fruto del conocimiento y fueron condenados por querer saber. Esto siempre me ha asombrado de la religión católica, es decir, el hecho de que al parecer, se defienda la ignorancia y se condene el conocimiento. ¿Por qué iba a ser malo el conocimiento?, ¿acaso podría inducir a que los creyentes abrieran sus ojos y desterraran la idea de Dios de sus mentes?

Porque seamos francos, Dios existe. Sí, en efecto. Existe como posverdad. Existe, en la mente de aquellas personas que así lo creen. Pero más allá de las fronteras de sus cráneos, Dios no es más que un susurro que se pierde con el viento y del que jamás se obtendrán respuestas.

Pero por desgracia el tema de la religión no acaba aquí.

La práctica que ejerce la religión sobre las mujeres y los homosexuales es francamente lamentable. La mujer es relegada a un segundo plano en la vida y sólo interesa de ella la influencia que ejerce sobre los niños, porque es la encargada de cuidarlos y ayuda a difundir y perpetuar las ideas y la moral católica. Respecto a los homosexuales, lo normal en la doctrina católica es considerar la homosexualidad como una enfermedad. Una enfermedad de la que suelen contagiarse muy a menudo los curas, sobre todo cuando hablamos de sus relaciones con los niños. Ya son cientos y miles los casos de pederastia perpetrados por los curas de la religión católica. La pederastia es ya el cáncer de la iglesia. Voluntad de Dios, tal vez. El plan divino, que dicen.

El plan divino es otro tema que también es bastante curioso, sobre todo cuando lo relacionamos con el acto de rezar. Veamos: si existe un plan divino y todas las cosas ocurren por mandato o voluntad de Dios, si todos tenemos el destino escrito…¿qué hacen entonces  los religiosos rezando? Si todo está trazado, rezar no tiene sentido. ¿Quieres que Dios te conceda un deseo y cambie su plan divino sólo para satisfacerte a tí?, ¿qué clase de ser divino elaboraría entonces un plan si tiene que cambiarlo contínuamente para hacer lo que los mortales le pidan? Y si la respuesta es que de todas formas Dios hará lo que ya esté trazado, ¿para que molestarse en rezar entonces? Ocurrirá lo que tenga que ocurrir independientemente de que se rece, ¿no?

Tampoco el ideario de Dios ayuda a responder ninguna pregunta. ¿Cuál es el origen del universo y la vida? ¿porqué estamos aquí? Si la respuesta es que Dios lo creó todo, estamos igual que si suponemos que el Big Bang lo creó todo. ¿Y antes del Big Bang, que había?, ¿y Dios, quién creó a Dios? ¿se creó solo?, ¿qué había antes de que Dios existiera, o es que siempre ha existido?, y si siempre ha existido y la Tierra fue creada hace 5.000 años, ¿no se aburrió un poco todo ese tiempo anterior?, ¿porqué entonces crearía la tierra hace 5.000 años?, ¿porqué no hace 10.000?, ¿a qué se debió la espera?

Ninguna de estas preguntas se puede responder, ergo, la religión no responde a nada. A lo sumo su gancho reside en lanzar un poderoso mensaje de esperanza: la vida continúa tras la muerte. He aquí el quid de la cuestión. La religión es un instrumento de confort para aquellas personas que son tan inmaduras que son incapaces de aceptar que la muerte forma parte de la vida, y que después de la muerte, ya no queda nada.

¿Tan terrorífico es pensar que la vida es así?

A esta filosofía se le puede sacar mucho jugo. Y la clave es tan simple como pensar que la vida es única y que hay que vivir cada momento como si fuese el último. ¿Realmente no merece la pena vivir la vida de esta forma?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: